30 Versículos de la Biblia de Fortaleza

Versículos Bíblicos de Fortaleza
Versículos Bíblicos de Fortaleza

Este articulo contiene Versículos Bíblicos que hablan de Fortaleza en Dios. Textos de la Biblia de Nueva Versión Internacional NVI.

Versículos Bíblicos que hablan de Fortaleza en Dios

El Señor es mi fuerza y mi cántico; él es mi salvación. Él es mi Dios, y lo alabaré; es el Dios de mi padre, y lo enalteceré.

Éxodo 15:2

El Señor es mi roca, mi amparo, mi libertador; es mi Dios, el peñasco en que me refugio. Es mi escudo, el poder que me salva, ¡mi más alto escondite!

Salmos 18:2

Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten ante esas naciones, pues el Señor su Dios siempre los acompañará; nunca los dejará ni los abandonará.

Deuteronomio 31:6

El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?

Salmos 27:1

Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.

Josué 1:9

El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón en él confía; de él recibo ayuda. Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias. El Señor es la fortaleza de su pueblo, y un baluarte de salvación para su ungido.

Salmos 28:7-8

Es mi Dios, el peñasco en que me refugio. Es mi escudo, el poder que me salva, ¡mi más alto escondite! Él es mi protector y mi salvador. ¡Tú me salvaste de la violencia!

2 Samuel 22:3

Es él quien me arma de valor y endereza mi camino;

2 Samuel 22:33

Inclina a mí tu oído, y acude pronto a socorrerme. Sé tú mi roca protectora, la fortaleza de mi salvación. Guíame, pues eres mi roca y mi fortaleza, dirígeme por amor a tu nombre.

Salmos 31:2-3

¡Dios es mi salvación! Confiaré en él y no temeré. El Señor es mi fuerza, el Señor es mi canción; ¡él es mi salvación!»

Isaías 12:2

La salvación de los justos viene del Señor; él es su fortaleza en tiempos de angustia.

Salmos 37:39

Confíen en el Señor para siempre, porque el Señor es una Roca eterna.

Isaías 26:4

Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia.

Salmos 46:1

Él fortalece al cansado y acrecienta las fuerzas del débil.

Isaías 40:29

A ti, fortaleza mía, te cantaré salmos, pues tú, oh Dios, eres mi protector. ¡Tú eres el Dios que me ama!

Salmos 59:17

Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.

Isaías 40:31

Sé tú mi roca de refugio adonde pueda yo siempre acudir; da la orden de salvarme, porque tú eres mi roca, mi fortaleza.

Salmos 71:3

Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa

Isaías 41:10

Canten alegres a Dios, nuestra fortaleza; ¡aclamen con regocijo al Dios de Jacob!

Salmos 81:1

Pero ahora, así dice el Señor, el que te creó, Jacob, el que te formó, Israel: No temas, que yo te he redimido; te he llamado por tu nombre; tú eres mío.

Isaías 43:1

Señor, fuerza y fortaleza mía, mi refugio en el día de la angustia: desde los confines de la tierra vendrán a ti las naciones, y dirán: Solo mentira heredaron nuestros antepasados; heredaron lo absurdo, lo que no sirve para nada.

Jeremías 16:19

El Señor es mi fuerza y mi canto; ¡él es mi salvación!

Salmos 118:14

Rugirá el Señor desde Sión, tronará su voz desde Jerusalén, y la tierra y el cielo temblarán. Pero el Señor será un refugio para su pueblo, una fortaleza para los israelitas.

Joel 3:16

Bueno es el Señor; es refugio en el día de la angustia, y protector de los que en él confían.

Nahúm 1:7

El Señor omnipotente es mi fuerza; da a mis pies la ligereza de una gacela y me hace caminar por las alturas.

Habacuc 3:19

Él es mi Dios amoroso, mi amparo, mi más alto escondite, mi libertador, mi escudo, en quien me refugio. Él es quien pone los pueblos a mis pies.

Salmos 144:2

Pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad». Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo.

2 Corintios 12:9

Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor.

Efesios 6:10

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Filipenses 4:13

Así que tú, hijo mío, fortalécete por la gracia que tenemos en Cristo Jesús.

2 Timoteo 2:1

Más Versículos de la Biblia por Tema

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.